Tête de Moine

15,29

Queso suizo que se produce en la abadía de Bellelay. Su origen se remonta a la época en la que el prior de la abadía de Bellelay recibía anualmente de sus granjeros, al ser considerado miembro de la realeza, teniendo derecho a percibir un queso por cada cabeza de monje que vivía en la abadía, de ahí su nombre. Tiene forma de cilindro y se puede disfrutar como aperitivo en virutas o las famosas ‘flores de queso’ que se realizan con la girolle.
Ideal para combinar con frutos secos, uvas e higos. Queso perfecto para presentaciones de buffets y decoración de platos. Perfecto para maridar con vino blanco muy seco.

 

Peso

450 gr

Maduración

4 meses.

Pasta

Corteza marrón, gruesa y granulada. Pasta cocida y prensada, flexible y amarillenta; de sabor fuerte e intenso.

Olor

Ligeramente afrutado con toques de heno seco.

Textura

Textura flexible, lisa y humedad media.

También te recomendamos…